THE BLOG

01
Abr

El pasante que convirtió su despacho en una marca emocional

¡Comparte esta noticia!
Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestGoogle+

Había una vez un joven pasante que acababa de entrar en el despacho de su tío Juan. Juan era un reconocido abogado. El negocio le desbordaba y además estaba muy bien aposentado en sus fat fees. Clientes llamando a todas horas al despacho, clientes haciendo cola en la salita de espera, mientras nuestro joven abogado pasante gastaba las horas leyendo jurisprudencia y mirando su teléfono.

marketing juridicoAnte la falta de experiencia y creatividad para conseguir clientes, empezó a llamarse (desde el móvil al fijo, a sí mismo) para que Juan pensase que los clientes empezaban a llamar a la puerta del joven pasante. Para peor suerte, a final de mes, la gran decepción para el joven pasante fue que la compañía telefónica le cobró el establecimiento de llamada, lo que supuso un negocio ruinoso.Continue Reading..