04
Oct

Decálogo del buen Marketiniano

¡Comparte esta noticia!
Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestGoogle+

Marketing es una filosofía empresarial. Una manera de trabajar bajo el concepto de estrategia y plan de acción, orientándose al cliente. Los despachos deben funcionar, todos sus integrantes juntos, desde la perspectiva del marketing, para llegar a satisfacer las necesidades de sus clientes, el fin último de esta manera de ejercer.

Con este decálogo que a continuación encontraréis, quiero resumir lo que a mi entender es básico para empezar a  considerar al cliente como nuestro objetivo primero y último, diferenciándonos en el mar de competencia en la que navegamos hoy en día.

 DECÁLOGO DEL BUEN MARKETINIANO       

  1. Adelantarse a la competencia implica conocerla en profundidad.
  2. El cliente no siempre tiene la razón, sobre todo en los precios. Hay que darle a entender el valor de nuestros servicios.
  3. El camino del medio casi nunca es el correcto: para conseguir los objetivos hay que arriesgarse. Hazlo de manera controlada, sopesando los pros y los contras.
  4. La estrategia va antes que el número: las ventas que queremos alcanzar deben ir acompañadas  del cómo lo vamos a hacer, cuándo, dónde, a quién, con quién, para qué, y claro está, el qué.
  5. Las prisas son malas consejeras: analiza, planifica, actúa, mide, valora, revisa.
  6. Es importante posicionarse  y realizar periódicamente  el ejercicio de los mapas de percepciones.  Para ello deberemos conocer los atributos de mercado, importantes para nuestro público objetivo, que queremos considerar en los ejes; y en función de ellos situar a nuestra competencia. ¿Estamos solos en nuestro segmento de mercado?
  7. Ante una inversión de dinero importante en alguna nueva acción, siempre que se pueda, probemos en un área test, y valoremos los resultados. Así es factible ajustar el plan para que sea más efectivo, y tendremos tiempo de reaccionar si este plan no funciona.
  8. La marca es un ente que habla de nosotros. La reputación de nuestro despacho depende también de las personas que trabajan en él, de los socios y colaboradores con los  que nos relacionamos, de  los medios  donde  publiquemos, de los clientes que  nos  contraten fielmente. El no verbal de la marca comercial es muy poderoso. “Dime con quién vas y te diré quién eres”
  9. El buen marketiniano elabora  estrategias que sean atractivas en el mercado.  Para ello, hay que “salir del despacho”,  pisar la calle, ver y mirar. Y sobre todo,  escuchar  al  cliente:  visitas  personales,  encuestas de satisfacción, departamento  de  quejas y reclama-ciones, contacto constante on-line donde pueda participar espontáneamente. Además, si nuestra estrategia nos posiciona como  especialistas en nuestra rama del  derecho,  nuestros honorarios serán mucho más  elevados y nuestra  reputación irá en aumento.
  10. Hacer siempre lo mismo aburre. Incluso a nuestros clientes. Innovar y crear constantemente es la clave para no pasar desapercibidos, para que nos escuchen entre tanto ruido y para transmitir que trabajamos en un despacho moderno y actual.

Autora: Elia García-Saura

octubre 4, 2011

Marketing es una filosofía empresarial. Una manera de trabajar bajo el concepto de estrategia y plan de acción, orientándose al cliente. Los despachos deben funcionar, todos sus integrantes juntos, desde la perspectiva del marketing, para llegar a satisfacer las necesidades de sus clientes, el fin último de esta manera de ejercer.

Con este decálogo que a continuación encontraréis, quiero resumir lo que a mi entender es básico para empezar a  considerar al cliente como nuestro objetivo primero y último, diferenciándonos en el mar de competencia en la que navegamos hoy en día.

 DECÁLOGO DEL BUEN MARKETINIANO       

  1. Adelantarse a la competencia implica conocerla en profundidad.
  2. El cliente no siempre tiene la razón, sobre todo en los precios. Hay que darle a entender el valor de nuestros servicios.
  3. El camino del medio casi nunca es el correcto: para conseguir los objetivos hay que arriesgarse. Hazlo de manera controlada, sopesando los pros y los contras.
  4. La estrategia va antes que el número: las ventas que queremos alcanzar deben ir acompañadas  del cómo lo vamos a hacer, cuándo, dónde, a quién, con quién, para qué, y claro está, el qué.
  5. Las prisas son malas consejeras: analiza, planifica, actúa, mide, valora, revisa.
  6. Es importante posicionarse  y realizar periódicamente  el ejercicio de los mapas de percepciones.  Para ello deberemos conocer los atributos de mercado, importantes para nuestro público objetivo, que queremos considerar en los ejes; y en función de ellos situar a nuestra competencia. ¿Estamos solos en nuestro segmento de mercado?
  7. Ante una inversión de dinero importante en alguna nueva acción, siempre que se pueda, probemos en un área test, y valoremos los resultados. Así es factible ajustar el plan para que sea más efectivo, y tendremos tiempo de reaccionar si este plan no funciona.
  8. La marca es un ente que habla de nosotros. La reputación de nuestro despacho depende también de las personas que trabajan en él, de los socios y colaboradores con los  que nos relacionamos, de  los medios  donde  publiquemos, de los clientes que  nos  contraten fielmente. El no verbal de la marca comercial es muy poderoso. “Dime con quién vas y te diré quién eres”
  9. El buen marketiniano elabora  estrategias que sean atractivas en el mercado.  Para ello, hay que “salir del despacho”,  pisar la calle, ver y mirar. Y sobre todo,  escuchar  al  cliente:  visitas  personales,  encuestas de satisfacción, departamento  de  quejas y reclama-ciones, contacto constante on-line donde pueda participar espontáneamente. Además, si nuestra estrategia nos posiciona como  especialistas en nuestra rama del  derecho,  nuestros honorarios serán mucho más  elevados y nuestra  reputación irá en aumento.
  10. Hacer siempre lo mismo aburre. Incluso a nuestros clientes. Innovar y crear constantemente es la clave para no pasar desapercibidos, para que nos escuchen entre tanto ruido y para transmitir que trabajamos en un despacho moderno y actual.

Autora: Elia García-Saura

¡Comparte esta noticia!
Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestGoogle+
Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.